loader

La historia maravillosa de la evacuación de la familia de Vinnytsia

Jul
29

La historia maravillosa de la evacuación de la familia de Vinnytsia

¡Hola, queridos! Prometí que os contaría las historias de las familias a las que ayudamos a evacuarse a Italia para que pudieran recibir sus tratamientos.

Cada historia es un milagro. Es el milagro de Dios. Hablando de cada uno de ellos, lloro, porque entiendo que Dios lo vio todo de antemano. Que nuestro niño héroe Tymosha no murió en vano. Que su vida y su muerte ya han influido en la vida terrenal y en la eterna de muchos que conocieron a «Sonrisa de Tymosha». Dios lo sabía todo de antemano… La comprensión de ello llega hasta lo más profundo del Alma.  Y cada vez que miro los rostros sonrientes y agradecidos de los padres cuyos hijos padecen cáncer de sangre, me doy cuenta de que por nuestra felicidad se ha pagado un precio muy alto. Jesús pagó por la libertad con la muerte. Por la libertad de Ucrania están pagando heroicos soldados con sus muertes. ¡Los cambios en la medicina ucraniana también vinieron cobrando un precio muy alto! Y escuchando cada historia, una vez más entiendo que Ucrania necesita hospitales cristianos. ¡Por eso la «Sonrisa de Tymosha» estará allí!

Permitidme ahora presentaros la familia Strembovsky de Vinnychyna.  Las palabras de la madre Iryna:

«Cuando comenzó la guerra, mi madre le acompañaba a Ulyana mientras ella recibía su tratamiento en Kyiv, en Okhmatdyt. Yo estaba en Vinnytsia. El 22 de febrero nació nuestra hija menor. Mi madre y yo siempre manteníamos el contacto por teléfono. El 25 de febrero, mi madre llamó y dijo que Kyiv estaba siendo bombardeada y que todos los departamentos, incluido Hematología, bajan al sótano durante los ataques aéreos. Todo el mundo sabe que los niños en quimioterapia necesitan que todo esté estéril, pero cuando bajaban al sótano varias veces al día, y a veces incluso tenían que pasar allí la noche, ¿de qué limpieza y esterilidad podemos hablar? Y fue entonces cuando nuestra Ulyana contrajo una infección y el catéter subclavio tuvo que ser retirado, a través del cual recibía la quimioterapia y otros medicamentos. En la siguiente llamada mi madre me informa de que están comenzando la evacuación de pacientes con cáncer a Polonia. Pensamos juntas: «¿Qué hacer? ¿Ir o no ir?» Juntas decidimos quedarnos en Okhmatdyt. Pasan los días, mamá dice que el segundo autobús irá a Polonia, pero nos negamos nuevamente (todavía no sabíamos que Dios tenía preparado algo mejor para nosotros a través de «Sonrisa de Tymosha»). Ni siquiera nos imaginábamos que Ulyana y mi madre, así como yo, la recién nacida Sofía y mi esposo iríamos a Italia a recibir tratamiento, pero Dios lo sabía… Ahora entiendo por qué no fuimos a Polonia… Salimos de Okhmatdyt tres niños y tres adultos (Ulya con su abuela, Lyuda con su hija Sonya y Tanya con su hija Kira). De Kyiv, partieron hacia Rivne, donde se suponía que pasarían la noche y se dirigirían a Italia al día siguiente. Mi esposo, Sofía y yo también fuimos de Vinnytsia a Rivne, donde nos reunimos todos. Ellos salieron hacia Rivne con Denys Horkovchuk (voluntario de «Sonrisa de Tymosha»). No les dio tiempo de salir de Kyiv ya que comenzó el toque de queda. Llegando a cada puesto de control, como decía mi madre, parecía que «se les helaba el alma»… Daba miedo cuando veían que el cañón de una ametralladora apuntaba a su coche, pero cuando nuestros soldados miraban hacia el interior del vehículo, veían que dentro había niños enfermos (se notaba enseguida porque estaban todos calvos), entonces la tensión bajaba, decía mi madre. Fue el Señor quien los sacó de ese infierno… Luego, en uno de los puestos de control les dijeron que no podían pasar por ese camino, porque delante de ellos había un puesto de control que fue bombardeado hace 15 minutos… Da miedo imaginar lo que podría haber pasado si hubieran llegado a ese trágico lugar 15 minutos antes…

¡Y mi madre dice que Denys es una persona muy heroica! Teniendo a su familia en Rivne, arriesgó su vida para salvar la vida de nuestros hijos. Gracias a Dios, gracias a Dios por proteger y por salvar.

Mientras tanto, en casa en Vinnytsia, no conseguía calmarme, estaba preocupada por ellos, cómo iban a llegar allí, rezaba… Son las dos de la mañana, mi madre llama y dice que ellos ya están en Rivne, y que todo está bien. Denys los acogió en su apartamento. Por la mañana también salimos a Rivne. A la mañana siguiente, ya estábamos todos en autobús de camino a Italia.

Muchas gracias a Svitlana Svyridyuk (coordinadora de «Sonrisa de Tymosha») y a las enfermeras voluntarias de la Fundación. Hicieron el viaje lo más cómodo posible.

A mi marido no le permitieron cruzar la frontera. Tenía lágrimas en los ojos, miedo… ¿Ahora qué? Ulyanka y mi madre estarán en el hospital, pero ¿cómo podré estar yo sola con mi bebé recién nacido?, ¿cómo podré ayudar a mi madre y a Ulyanka? Aún no sabía que Dios no me había abandonado, y una semana más tarde, Yaroslav también vino con nosotros a Italia…

A Yuliia Sanko la vi ya en Italia. Yo estaba con las lágrimas de felicidad por la forma en que nos recibieron aquí, los médicos inmediatamente examinaron a Ulya y a la pequeña Sofía. ¡Nos dieron mucha comida, ropa para los niños! Entonces definitivamente sentí que estábamos a salvo… ¡Llegar a un hospital de este nivel es verdaderamente un milagro de Dios! El Centro Maria Letizia Verga es una clínica extraordinaria.

También queremos y creemos que algún día tendremos un hospital así en Ucrania: con médicos altamente cualificados, con condiciones decentes en las salas, con una buena actitud hacia los niños y sus padres… Ayudaremos a «Sonrisa de Tymosha» en todas las formas posibles para hacerlo realidad para nuestros niños ucranianos».

 

 

 

 

Ver también

El Señor cumple los sueños

El Señor me permite vivir momentos que ni me imaginaba. El primero: los niños ucranianos con cáncer de sangre…

Aprende más
Hoy la "Sonrisa de Tymosha" cumple 2 años!

Hoy la «Sonrisa de Tymosha» cumple 2 años! Hoy es el segundo aniversario de la Fundación Caritativa Cristiana «Sonrisa…

Aprende más
Gracias a Dios por el honor de SER

Gracias a Dios por el honor de SER Hoy por fin me sentí a mí misma. Sentí, viví, me…

Aprende más
Reloj todas las noticias

Nosotros estamos en Instagram

Sigue nuestras novedades en Instagram

Aprende más
ir Instagram